Clásicos Electrónicos

Dune; una película odiada

Posted on: noviembre 24, 2009

Leí por ahí en Internet que la película Dune (1984) basada en el libro de Frank Hebert tenía la peculiaridad de no haber envejecido como lo hicieron otras cintas de ciencia ficción como la segunda trilogía de Star Wars que, a pesar de ser muy posteriores, no han superado de manera digna el paso del tiempo.

En lo personal considero que la trilogía fue bastante malita mientras que Dune pude considerarse como un verdadero clásico en todos los sentidos.

Un proyecto de muchos años

La cinta está basada en una de las novelas de Ciencia Ficción más famosas e importantes del siglo pasado. Frank Herbert escribió una épica ecológica de muy altas ambiciones. El libro es una verdadera puerta de entrada a un universo distópico en el que el ser humano a pesar de haberse diseminado por toda la galaxia, sigue siendo la misma criatura ambiciosa, ególatra y rencorosa.

Los derechos para filmar la película fueron adquiridos desde 1971 por la empresa de Arthur P. Jacobs (a quien e debemos las cuatro secuelas de El Planeta de los Simios, la original, no el bodrio de 2001 con el que nos decepcionó Tim Burton). Luego de unos años por diversas razones no se avanzó con elproyecto y como el señor Jacobs se murió no ocurrió nada.

Los siguientes en intentarlo fue un consorcio francés que puso al frente a Alejandro Jodorowsky a quien se le ocurrió la idea de hacer de la historia todo un acontecimiento: iba a filmar una película que iba a durar la friolera de 10 horas y en el proyecto pensaba involucrar a Salvador Dalí (quién haría el papel de emperador con el modesto salario de 100 mil dólares por hora) y a una gama de actores que iban desde Orson Welles hasta Mick Jagger, pasando por Alain Delon así como Gloria Swanson incluso la música iba a ser épica por que ya habían pensado en Pink Floyd.

Me hubiera gustado ver esa cinta que tenía dimensiones de verdadera épica.

Por supuesto que juntar tantas divas iba a ser una misión imposible; con la pura pre-producción se gastaron dos de los nueve millones de dólares presupuestados, el tiempo de la película había llegado a las 14 horas y, según el propio Hebert, el guión teía la dimensión de un directorio telefónico.

Entre pleitos por la lana y discusiones con Dalí el proyecto se fue al carambas.

Una vez más los derechos fueron vendidos y fue Dino de Laurentiis quien los compró; éste pidio al propio Hebert que escribiera la adaptación pero al productor no le gustó por que seguía siendo muy larga (sin llegar a las exageraciones de Jodorowski). Ridley Scott fue contratado para sacar el proyecto, pero cuando vio que le iba a quitar demasiado tiempo, optó por dirigir otra historia que le habían propuesto que llevaba el nombre de Blade Runner.

Fue Raffaella, la hija de De Laurentiis, quien luego de ver El Hombre Elefante (estelarizada por un desconocido llamado Anthony Hopkins) sugirió a David Lynch para sacar adelante un proyecto que ya parecía maldito. Lynch se hizo cargo sin haber leído la novela. La producción se llevó a cabo el los gloriosos Estudios Churubusco de la Ciudad de México así como en las dunas de Samalayuca en Chihuahua y el reparto se realizó entre actores nuevos y de media tabla entre los que destacó un joven Sting.

Una película para iniciados

Por si misma la novela es dificil de leer; el universo de Dune es una era feudal galáctica donde las distintas familias nobles se alían o se pelean por cuestiones de poder y ganancias. El tráfico depersonas y mercancías entre los distintos mundos está monopolizado por fraternidad de navegantes que han dejado de ser humanos.

Para que el viaje interestelar funcione es necesaria la “especia” un producto que sólo se encuentra en el planeta Arrakis (o Dune); cuando a la familia Atreides les es concedido el gobierno del planeta comienza la historia en la que se ven involucrados los intereses de otras familias, las intrigas de una casta de mística de mujeres sacerdotisas, los libérrimos nativos de Dune, los Fremen de ojos azules, y el heredero de la familia, Paul Atreides que seguirá un sendero que lo llevará a la apoteosis sin olvidar a los gusanos que son enormes y fálicos símbolos del misterio de Arrakis.

Por supuesto que todo el trasfondo es apenas sugerido en el filme sin embargo a pesar de las limitaciones de tiempo y de posibilidades técnicas (no olvidemos que en esas eras los efectos especiales se hacían con maquetas y títeres) la película fue todo un acontecimiento en el mundillo de la ciencia ficción.

Digo mundillo por que al resto de la humanidad la película le pareció pésima, fea, mal hecha e incomprensible; apareció en el listado de las peores películas de 1984. Gracias a esa respuesta se cancelaron las posibilidades de hacer secuelas y hasta el propio Lynch terminó de pleito con los estudios por que la edición final le fue arrebatada y aunque a la fecha existen varias versiones ninguna de ellas fue realizada por el director quien, hasta la fecha, se niega a hablar del tema.

Y, visto de manera objetiva, para el que no está iniciado en el universo de Dune, la película es cansada, por momentos exageradamente lenta (los personajes principales realizan una serie de introspecciones que parecen durar décadas) y muchas partes del argumento, a veces esenciales, son explicadas de manera muy somera o de plano dadas por sabidas.


Un ejemplo de como la cinta de repente era lenta como un glaciar

Al igual que muchos otros fracasos en taquilla, Dune logró reconocimiento por parte de los fanáticos de hueso colorado y se ha transformado en un film de culto a través de cuatro versiones distribuidas en DVD.

Lo interesante del tema es que la historia de Hebert sigue siendo muy atractiva, al grado que fue realizada una miniserie (que abarcó hasta la tercera novela), mucho menos densa y más accesible para los “no iniciados” la cual tuvo mucho éxito en el Sci Fi Channel.

La recomendación en este caso (y casi siempre) es que si están interesados en “echarse” un clavado al universo Dune, lean la primera novela antes de ver la película o la serie. De los cinco libros de la historia los tres primeros son los que valen la pena con la preponderancia del primero; si lo leen y se hartan de gusanos y fremens escurridizos no se pierden de nada. La lectura de la primera parte es la única forma de disfrutar de la película.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: