Clásicos Electrónicos

Archive for enero 2010

Murió J.D. Salinger; el introvertido autor de un clásico del siglo XX

J.D. Salinger escribió The Catcher in de Rye (El guardián entre el centeno) en 1951; el libro no tardó en transformarse en un ícono de la adolescencia y un libro “iniciador” para el público juvenil de Estados Unidos. La historia de Holden Caulfield es el ascenso (¿o descenso?) de un joven que sale por primera vez a la vida real.

Lee el resto de esta entrada »

Esto puede que parezca un anuncio, sin embargo me trajo tantos recuerdos que tengo que hacerlo.

Iba yo muy quitado de la pena acompañado de mi hijo por los pasillos de Walmart; me encontraba en la zona de electrónicos y quería hacer una pregunta a los encargados del departamento.

En eso estábamos cuando, casi por casualidad, mi hijo vio un videojuego que estaba colocado de manera muy “al aventón” (como pasa en todo Walmart) en la parte baja de un estante.

Nos llamó la atención: una consola que prometía 101 juegos de arcades antiguos; una especie de consola con un único cartucho; en la caja se veía el clásico Pac-Man así como otros juegos que reconocí de mi infancia y juventud de arcades.

Por supuesto que mi hijo me pidió que se lo comprara y para negarme decidí poner el pretexto de que no estaba para gastar dinero cada ocho días en videojuegos (la criatura tiene más consolas en activo de las que yo tuve en toda mi vida) cuando vi el precio del juguete.

235 pesos… No pude siquiera negarme ante mi niño interior.

No necesito decir que salimos del super con la caja del juego bajo el brazo.

El juego es de una marca rarísima, Gameinis y cumple al cien por ciento con su promesa: es una consola de tamaño y peso insignificante (es ridículo lo que ocupa ahora la electrónica necesaria para juego de 8 bits). Dentro de su menú cuenta con muchísimos de “dispárale a los alienígenas” la mayoría de los cuales pasaron sin pena ni gloria. Son pocos los juegos que valen la pena, pero cada uno de ellos justifica el desembolso de docientos varitos:

Primero que nada el auténtico, el original y muy imitado Pac-Man; no las imitaciones ni el patético intento de Atari por emularlo; lo que los gringos dirían the real thing.

Entre los títulos que redescubrí se encuentran Burger Time

Dig Dug

Defender

Galaxian

Galaga

…entre muchos más que estoy explorando aún.

Lo curioso del asunto es como algunos de estos juegos, que son sencillos de una manera rupestre en comparación con lo disponible hoy en día, pueden capturar la atención y transformarse en una obsesión para la generación Wii.

Llevamos el juego a una comida a la cual también fue mi hermano así como un primo; no necesito decir que grandes y chicos nos peleábamos, literalmente, por ser el siguiente al control.

El juego cuenta con dos controles tipo Xbox, una pistola, como el Nintendo NES (aunque los juegos de “disparar” son malísimos) y su cartucho.

Si ustedes jugaron (y se aficionaron a los videojuegos) en los arcades de principios de los ochentas este es una mini consola que vale la pena; seguro les traerá recuerdos y les servirá para “hacer su punto” cuando hablen con las nuevas generaciones sobre los juegos clásicos de la era heroica de las maquinitas del “Chispas“.

El Correo Real de la Gran Breataña, el servicio postal más antiguo y con más tradición del mundo, tomó la desición este año de hacer honor de los mejores grupos y discos de la historia del Rock de ese país (uno de los mejores, si me preguntan a mi).

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , ,

Está considerado uno de los mejores álbumes de la historia del Rock; es, definitivamente el pináculo del grupo, fue el disco que los llevó de ser un grupo de Rock progresivo conocido entre los “iniciados” a ser una de las bandas más populares de los setentas y ochentas. El disco los hizo mucho más relevantes y los llevó a la fama mundial.

Lee el resto de esta entrada »


Categorías