Clásicos Electrónicos

The Dark Side of The Moon: Pink Floyd llega a la luna

Posted on: enero 6, 2010

Está considerado uno de los mejores álbumes de la historia del Rock; es, definitivamente el pináculo del grupo, fue el disco que los llevó de ser un grupo de Rock progresivo conocido entre los “iniciados” a ser una de las bandas más populares de los setentas y ochentas. El disco los hizo mucho más relevantes y los llevó a la fama mundial.

Ya he escrito en otro sitio mi enamoramiento con Pink Floyd: empezó con un single escuchado por ahí de principios de los ochentas que llegó muy lejos en las listas de popularidad; Another brick in the wall part 2 fue lo primero que oí jamás (de forma consiente) del grupo. De ahí pasé por una fase de descubrimiento (que hasta la fecha no ha terminado) y que me ha hecho un profundo admirador de su obra.

Cuando estrenaron la película The Wall de manera marginal durante una Muestra Cinematográfica yo estuve metido en el tumulto de rockeros que intentaron meterse a verla y, a pesar de mi “fresés”, conseguí meterme a una sala abarrotada de greñudos en la que no era necesario fumar nada para ponerse pacheco ya que olor a mota tenía magnitudes épicas.

El disco de The Dark Side of the Moon lo escuché por primera vez en esa época, haciendo una retrospectiva del recién descubierto cuarteto y desde esos entonces me encantó.

Lo primero que tenía de especial (la versión importada, por lo menos) es la gran cantidad de material extra (ojo creativos de las disqueras, éste es un arte perdido). Junto con el acetato en el álbum uno recibía dos posters: uno del grupo en medio de uno de sus apoteósicos conciertos y otro tomado con filme infrarrojo de las pirámides de Gizá. Además venían un par de calcomanías con el nombre del grupo en un diseño de pirámides.

La música del disco ya la había creado el grupo mucho antes de grabarlo. Comenzaron a tocarla a lo largo de una serie de conciertos en Estados Unidos y Europa; la temática había sido concebida como “cosas que pusieran mal a la gente” y, como se puede constatar, las letras hablan del dinero, la locura, el desprecio por la gente diferente, el hacerse viejo, etcétera.

Como casi todos los discos de Pink Floyd (sobre todo a partir de esa época) se basó en su totalidad en la inspiración de Roger Waters con cierta ayuda de los demás miembros de la banda. Contrario a lo que ocurría con discos anteriores, esta vez no se “metieron” a interminables experimentos musicales como había ocurrido con su predecesor Meddle (que incluía la canción  Echoes que nada más dura ¡23 minutos!). El disco también tiene un gran uso de “efectos especiales” así como de sintetizadores que en esos lejanos tiempos eran análogos.

The Dark Side of the Moon maneja también dos elementos poco comunes para el grupo. Primero que nada el saxofón (en Money y Us and them) y la voz de Clare Torry que, en la canción The Great Gig in the Sky alcanza un nivel glorioso además de ser toda una anécdota:

La cantante llegó al estudio y David Gilmour le explicó cual era la idea de la canción y la única instrucción que le dio fue la de que improvisara. Torry así lo hizo pero, según le pareció, había exagerado con su interpretación y había hecho un pésimo papel. Sin esperar a que le comentaran nada o que los del grupo le pidieran una segunda toma, ella agarró sus cositas y se salió del estudio.

Más tarde se enteró que les había encantado su actuación y que ni siquiera era necesario hacer cambios o correcciones a lo que había hecho.

Luego de algunos años Pink Floyd y Clare Torry se vieron involucrados en pleito legal debido a que la cantante les exigía royalties ya que había participado de manera activa en la creación de la rola.

Sin embargo la canción que más lejos llegó del disco fue, indudablemente, Money; una crítica de Roger Waters a la codicia y la importancia que nuestra cultura le da al dinero (jamás se imaginó que la canción iba a contribuir a que se transformara en un hombre sumamente rico), fue la primera rola del grupo que llegó a las listas de popularidad; alcanzó el número 13 en 1973 en Estados Unidos.

La canción empieza con una serie de efectos de sonido, grabados por Waters en el estudio de su casa, que hacen alusión al dinero; uno de los elementos que más me gusta de la canción es el saxofón. La voz es de David Gilmour.

La parte de la locura, la canción Brain Damage, está inspirada netamente en Syd Barrett, el genio tras la primera etapa de existencia de Pink Floyd que llevó al grupo a la fama dentro del underground sicodélico británico de finales de los sesentas pero que su locura, acelerada por el consumo de drogas, hizo que el resto del grupo se decidiera a darle cambiazo con David Gilmour, un amigo de la escuela del propio Barret y que terminaría dando al grupo ese sonido de guitarra de talante místico y tan caractarístico.

En la canción, que es la única del disco cantada de manera íntegra por Roger Waters, hace alusión al Lunático (Barret) y es en el única en la que dicen la frase the dark side of the moon.

Otra de las canciones estrella del disco, y una de mis favoritas del grupo, es Time; la rola arranca con una serie de alarmas y gongs de relojes, también es cantada por Gilmour (en ese entonces Waters dudaba de su capacidad como vocalista), también podemos apreciar mucho de su guitarra que iba a caracterizar al grupo en un solo que también ha sido considerado como uno de los mejores de la historia del Rock; la canción es la única del disco que es acreditada a los cuatro miembros de Pink Floyd.

El nombre The Dark Side of the Moon iba a ser cambiado por el de Eclipse ya que en esos entonces un oscuro grupo llamado Medicine Head había grabado un disco con ese nombre, sin embargo, cuando se vio que no iba a tener mucha trascendencia, se retomó el nombre original que alude más a la locura, a lo lunático, que al satélite; el disco fue grabado con los elementos más modernos de su época en los legendarios estudios de Abbey Road (a ver si les suena el nombre); el ingeniero de sonido (que recibió un Grammy por su trabajo) fue Alan Parsons.

Decía que el disco sacó a Pink Floyd del underground especializado para llevarlo hasta la cima; permaneció por una semana en el primer lugar de las listas de popularidad y estuvo dentro de éstas 741 semanas, es decir, 14 años (la más larga). Se calcula que se han vendido unos 45 millones de copias; la grabación ha entrado a casi todas las listas de lo mejor del Rock: Para la revista Rolling Stone es uno de los 50 mejores álbumes de la historia; ha sido remasterizado y relanzado dos veces.

3 comentarios to "The Dark Side of The Moon: Pink Floyd llega a la luna"

[…] ¿Qué es ésto? The Dark Side of The Moon: Pink Floyd llega a la luna […]

le tengo mucho cariño a ese disco, todavía lo tengo -bueno, la portada- adornando la pared de mi cuarto (igual que barney de los simpsons -je-)

igual ya tienes este enlace, pero por si las flyes: http://www.pinkfloydclub.com/SABIASQUE.htm

[…] de 27 años dedicó parte de su tiempo a reproducir el disco The dark side of the Moon de manera completa con instrumentos que suenan igual a los sonidos de 8 […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: