Clásicos Electrónicos

El guardián entre el centeno; la misteriosa obra de J.D. Salinger

Posted on: enero 31, 2010

Murió J.D. Salinger; el introvertido autor de un clásico del siglo XX

J.D. Salinger escribió The Catcher in de Rye (El guardián entre el centeno) en 1951; el libro no tardó en transformarse en un ícono de la adolescencia y un libro “iniciador” para el público juvenil de Estados Unidos. La historia de Holden Caulfield es el ascenso (¿o descenso?) de un joven que sale por primera vez a la vida real.

Expulsado de su escuela decide darse un “día libre” y se dedica a recorrer el alma nocturna de Nueva York de la cual obtiene varios (des)encuentros con los que conoce de primera mano la realidad de la vida adulta y la sordidez de la metrópoli; mientras todo esto ocurre el personaje realiza toda una reflexión sobre su propia realidad.

Caufield se ve a si mismo como un ser superior, un ente cuya principal misión es la de salvar a la humanidad y para ejemplificar su función Sallinger utiliza una metáfora que a final de cuentas le dio el nombre al libro:

Yo soy el guardian (the catcher) entre el centeno” dice de manera introspectiva, su misión es la de evitar que los niños que juegan en el cultivo caigan por un precipicio que se encuentra en las cercanías; es una imagen que representa el cruel acto de perder la inocencia de la infancia.

El libro se hizo famoso y se transformó en una especie de ícono de una era, aunque causó mucha polémica, fue censurada e incluso algunos profesores perdieron su chamba cuando se la mandaron leer a sus alumnos. Esta novela podría considerarse un clásico estadounidense del siglo XX de fama fue mundial, y mientras que con el tiempo fue afianzándose como parte de la literatura universal en el año de 1980 gozó de un nuevo impulso luego de un acto terrible.

Lo que hizo que el libro saltara de nuevo a la fama a nivel universal y de manera indiscutible fue que ese era el libro que Mark David Chapman, dentro de su inestabilidad mental, había transformado en una especie de mantra vital y una de las muchas copias que poseía (siempre que podía compraba un ejemplar nuevo) la llevaba consigo la noche nefasta de diciembre de 1980 en que mató a John Lennon.

Había estado re-leyéndola de manera compulsiva en la banqueta del edificio Dakota mientras esperaba que llegara el músico y autor.

Dicen por ahí que no existe tal cosa como la mala publicidad y, como si de la censura por parte de un secretario de educación se tratara, fuimos muchos los que compramos la novela de Salinger por la simple razón de saber que había sido el libro de cabecera de la bestia esa.

Tal vez queríamos encontrar las razones del asesinato en sus páginas o tal vez pensábamos que el libro era un brutal llamado a la locura sin embargo lo que uno se encuentra en la historia es una de esas narraciones, muy cruda eso si, del joven antihéroe que se estrena en la vida adulta.

De naturaleza muy injtrovertida D.J. Salinger comenzó a escribir desde que iba en la escuela. La mayor parte de su obra, novelas cortas y cuentos, las publicó en diarios y revistas. Luego de “The catcher in the rye” publicó algunas historias cortas sin embargo decidió desaparecer de la vista del público y de la fama que su novela le acarreó. El resto de su vida la llevó en reclusión y alejado de los medios.

El libro vale la pena leerse (y más si no se ha llegado aún a los veinte años) por lo que si tienen oportunidad vayan planeando esa lectura a manera de una resolución tardía de año nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: